El tiburón creo adaptaciones anatómicas evolutivas que lograron que sean los depredadores perfectos.